sábado, 30 de diciembre de 2017

Año Nuevo, Vida Nueva

Pues sí, ya tenemos aquí el 2018, a la vuelta de la esquina... parecía que no iba a llegar ¿eh?


Bueno, aunque seguro que conoces al agorero de turno que en cuanto pasa Reyes ya está sentenciando:

"Uy, total, ahora enseguida Semana Santa, luego verano, Pilares (si eres de Zaragoza o fiesta similar según tu ciudad) y ya estamos en Navidad otra vez"

¿Te suena?

La alegría de la huerta vamos, que en un pispas ya se han ventilado un año y tú ni te has enterado de tus vacaciones ni de la despedida de soltera de tu prima que tanta ilusión te hacía...Si es que ¡no hay derecho a semejante spoiler oye! 

Hombre, que la vida se pasa rápido pero habrá que disfrutarla un poquico ¿o qué?

Y es que no tenemos término medio. O nos pasamos el día regodeándonos en el pasado erre que erre, lo que fue, lo que no fue, lo que pudo haber sido...o anticipando el futuro, lo que será, lo que no será o lo que sería de no haber sido.

Seguro que te acuerdas de una sección de relatos incluida en la revista PRONTO que comenzaba con:
Qué habría sido de mi vida si...


QUE HABRÍA SIDO DE MI VIDA SI

Recuerdo que mi madre y mi tía la compraban todas las semanas y yo leía ávidamente esa sección...

Esa y sus otras dos  secciones de "vivécdotas", como las llamarían Berto Romero y Andreu Buenafuente :

EL AMOR NO TIENE EDAD
UN HECHO REAL




Apuesto a que muchas maduritas resultonas como yo (a mi me gusta definirme así, la autoestima bien alta, ¡vivan las cuarentañeras!) estabais tan enganchadas como yo a esta lectura tan didáctica...y algún madurito marujón también, que haberlos haylos.

Como contenido de revista está muy bien claro pero como filosofía de vida no es práctico en absoluto, te lo digo yo.

Porque anclándonos en el pasado o en el futuro nos perdemos el presente, y en definitiva, la vida.

Ya lo decía John Lennon:


Que en versión moderna sería 📱 :




Si cada vez que nos empeñamos en darle vueltas una y otra vez a un tema, fuéramos capaces de entender realmente que por más que rumiemos la cosa no se va a solucionar antes o no va a cambiar....¡cuántos disgustos nos ahorraríamos!

Que si tu hijo llega tarde es porque le ha pasado algo (madre mía con la de peligros que hay allá fuera) .... que tu compañero de trabajo te está criticando (míralo, se está riendo, seguro que es de mi)...que ese dolor que tienes en el dedo va a ser algo malo seguro (de amputar, ¡fijo fijo!)

Porque al final el sufrimiento va de eso, de pensar. 


¿No te lo crees? Haz la prueba


Cuando un pensamiento se agarre a ti cual amigo gorrón, imagínate que es un globo o una nube....sopla y déjalo ir, porque no es tuyo. 

Verás qué descanso. 

Casi como cuando una madre dice "es la primera vez que me siento en todo el día". Pues igualico oye, así de descansado te quedas 😜

Y ya que estamos a final de año: 

GOODBYE pensamientos obsesivos!
WELCOME propósitos para el 2018!

Porque como de vez en cuando pensar a propósito (o "de propio" como decimos en mi tierra) con un buen fin no está mal, yo me he puesto a ello para no faltar a la tradición.


No, la de salir en Nochevieja hasta el amanecer como si no hubiera un mañana y almorzar huevos fritos con jamón no, que ya no estoy pa esos trotes (hay que ver, con lo que una ha sido...¡para lo que hemos quedado Ruth!😆).

Me refiero a preparar una lista de todas esas cosas que nos prometemos a nosotros mismos a principio de cada año, y que yo en mi caso siempre cumplo, palabrita del niño  Jesús...ejem ejem.


Ahí van mis propósitos para Año Nuevo:



1.  Dejar de enfurruñarme cada vez que sopla el cierzo en Zaragoza y me despeina, que para algo soy la presidenta del club de l@s despeinad@s 

2.  Retormar el ejercicio físico, que aunque una se conserva bien, la flacidez amenaza con invadir zonas que antes no había conquistado y se echan de menos esas carnes prietas y en forma

3.   Bajarme de la autoexigencia y el control, y subirme a la flexibilidad y la posibilidad de cometer fallos (no, no soy perfecta, siento decepcionar a mi legión de fans 😂😂😂)


4.  Aumentar la frecuencia de esos cafecitos con viejos amigos que tanto alimentan el corazón y el alma, y cultivar nuevas y sorprendentes amistades que van entrando en mi vida haciéndola más apasionante 

5. Tomarme en serio el senderismo como actividad recurrente, propósito del que mi marido estará tomando buena nota mientras lee esto por la parte que le toca...(te invito a leer mi post Superando Barreras) 

6. Mirar más con el corazón prestando atención a los detalles del día a día para disfrutar el hoy y no perderme ni un segundo del maravilloso viaje de la vida

7.   Y en definitiva, menos lirili y más lerele, o lo que es lo mismo, menos hacer lista de propósitos y más llevarlos a la práctica para que no se me acumulen con los nuevos del 2019 


¿Quieres compartir conmigo cuáles son los tuyos 😊?



MAFALDA Y YO TE DESEAMOS 
¡FELIZ AÑO NUEVO Y QUE TUS SUEÑOS TE DESPEINEN!




PD. ¿Quieres empezar a cambiar tu vida en este 2018? Te recomiendo uno de mis libros imprescindibles para iniciar el increíble camino del autoconocimiento: EL PRINCIPITO SE PONE LA CORBATA de Borja Vilaseca.

Te lo pongo muy fácil, puedes adquirirlo desde este blog haciendo click en la imagen del libro, ¡no tienes excusa! 😉

10 comentarios:

  1. Jajajaja q razón tienes lo llevo escuchando todo el mes... A lo q nos demos cuenta Navidad otra vez...
    Y tú propósito número 6 nos lo tendríamos q aplicar todos, creo q seríamos más felices
    Feliz 2018 pasarlo muy bien y disfrutar!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias guapa! Así es, el 6 nos ayudaría a no perdernos la vida....😘

      Eliminar
  2. Así sea menos lirili y más lerele ������
    Saludos desde Alemania y feliz 2018
    Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Gabriela! Besos desde España 😘

      Eliminar
  3. Bueno propósitos para este 2018 empiezan por intentar rectificar y cambiar cosas que no nos benefician, es como hacer propósito de enmienda, todo lo que sea para renovarse o morir. Es muy positivo lo de la lista y sobre todo, vigilar, mirarnos por dentro y desestimar esos pensamientos vacuos e inútiles, poco operativos que solo conducen a que nos preocupemos en exceso por las cosas, a veces, cosas sin importancia que sobredimensionamos. Me ha encantado leer tus consejos para empezar mejor el año.
    Un abrazo y felices fiestas y próspero 2018

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Marisa, anclarnos a los pensamientos y emociones solo generan sufrimiento...aceptemos y soltemos! Un beso 😘

      Eliminar
  4. Un gran beso reina mora !!!! No cambies ninguna célula de tu cuerpo !! 😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  5. También me quedo con el 6...y pedacitos de los demás. Invertir mucho más en sentir y mucho menos en pensar. Permitirnos disfrutar al 100% de esos momentos especiales mientras están ocurriendo y revivirlos con la misma ilusión, no robarles ni un segundo con la razón. Felicidades y gran 2018

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te deseo igualmente un maravilloso 2018 y gracias por tu comentario!

      Eliminar